5 bandas sonoras con temas metálicos

Tiempo de lectura: 2 minutos

No, no os voy a hablar del género heavy o del famoso grupo de rock homónimo. Con lo de metálico me estoy refiriendo a ese peculiar sonido emitido por la percusión cuando estamos viendo una película y escuchamos la música.

Algunos compositores lo utilizan en ocasiones, sobre todo para la ciencia ficción. Tal vez porque crea una atmósfera futurista o provoca un impacto en el oído. En cualquier caso, casi siempre combina bien con las imágenes y, lo más importante, no pasa desapercibido para el espectador.

Os traigo unos cuantos ejemplos, ordenados por los años en que esos títulos se rodaron. Como veréis fue un recurso muy empleado en las décadas de los 80 y 90 y muy propio de las películas de Arnold Schwarzenegger en aquella década.

Terminator (1984)

Una introducción a modo de sirena de un barco, unas pocas notas tocadas con un sintetizador y la percusión con ecos metálicos marcando diferentes ritmos. Brad Fiedel no necesita mucho más para describirnos a este temible cyborg, encargado de eliminar a la madre del que será el líder de la resistencia contra las máquinas. Incluso esos golpes se graban más que la propia melodía.

Depredador (1987)

Alan Silvestri comienza su tema principal con un crescendo que “explosiona”, como en “Regreso al futuro”. Después, la tensión deriva hacia un nerviosismo que nos prepara para la acción, hasta que la percusión – con sonido metálico, seguido de maracas, instrumentos exóticos y cajas – casi se apodera de la música. Tan sólo algún refuerzo de los vientos y las cuerdas tocando unas cuantas notas funcionales. O al menos es la sensación que tiene el oyente. Incluso en algunas interpretaciones es la que impera.

Desafío total (1990)

Quienes habéis escuchado “Gremlins” en mis conciertos habréis podido leer en pantalla – aprovechando que ambas pertenecen a Jerry Goldsmith – que el tema que inicia la película es una sintonía muy reconocible para los futboleros gracias a los partidos de Canal +. Aquí la melodía de los violines y el apoyo de los vientos sí tienen mayor importancia, pero no más que el fondo sonoro a base de choques de objetos. Observad en el vídeo cómo se consigue esa percusión.

Titanic (1997)

Vale. No es el tema principal. Pero “Hard to starboard” marca un punto de inflexión en la película y en la música, tal y como podéis repasar aquí (el vídeo está incluido en el artículo). Los redobles de tambores, los yunques y las cadenas impactan tanto a partir de este momento, que es difícil no recordarlos en la banda sonora de James Horner.

Yo, robot (2004)

El tema final de Marco Beltrami para esta adaptación de la novela de Isaac Asimov merece también su puesto en esta lista. Menos famoso que otros compositores de renombre, realizó un excelente trabajo en este trepidante thriller futurista. Los sonidos contundentes que imitan el metal y disciplina de los robots se entremezclan con una melodía más lineal y de tintes orientales.

 

Después de escuchar estas propuestas, coincidiréis conmigo en que estos temas perderían muchos enteros si les quitáramos toda esa percusión, ¿verdad?

 

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin