7 bandas sonoras demasiado modernas para la época

Tiempo de lectura: 2 minutos

Seguro que alguna vez os ha llamado la atención escuchar una música que no encajaba con el contexto. Pues bien, el cine no es una excepción. Aquí os traigo varios ejemplos de bandas sonoras muy adelantadas para la época en la que transcurre la película y que resultan chocantes.

Lady Halcón (1985)

El autor oficial de la banda sonora era un tal Andrew Powell, pero fue el productor musical quien influyó con su estilo. Alan Parsons extendió su proyecto de rock progresivo-sinfónico en el cine con este romance medieval prohibido entre un caballero y su dama, condenados a no poder estar juntos por culpa de un hechizo.

El nombre de la rosa (1986)

Que James Horner insertara un tétrico tintineo de campanas para magnificar la atrocidad de los crímenes en la abadía resultó un acierto. Sin embargo, introducir sintetizadores al final en plena Edad Media quizá fue un exceso.

Los inmortales (1986)

No por el trabajo de Michael Kamen, sino por las canciones de Queen (sobre todo este “Princes of the Universe”). Puede que en “Flash Gordon” el contraste no fuera tan fuerte, pero desde luego en “Los inmortales” no dejaron indiferente a nadie. Por mucho que un servidor defienda que son una de las mejores bandas de la historia (quedó patente aquí). No obstante, también es cierto que esta película se mueve por varias épocas.

La última tentación de Cristo (1988)

Siendo el compositor Peter Gabriel – componente de “Genesis” -, no cabía esperar nada tradicional de la Judea romana. De hecho, esta pista podría haber sido incluida en cualquier disco del grupo.

Aunque se reconoce algún instrumento de aquel tiempo (sobre todo de viento y percusión), predominan los efectos más modernos.

Destino de caballero (2001)

Aquí ya Carter Burwell – músico habitual de los hermanos Coen – se pasó al rock en una película ambientada en el periodo artúrico. La aparente introducción acorde con el mismo da paso a guitarra eléctrica y batería.

Moulin Rouge (2001)

Ese mismo año Baz Luhrmann decidió impregnar de exotismo oriental, pop y rock el famoso local parisino, tal y como os conté aquí. La diferencia, en mi opinión, radica en que en esta ocasión toda la película en su conjunto tiene ese planteamiento. Os dejo una pequeña muestra que no incluí en el artículo.

María Antonieta (2006)

Tal vez el caso más claro y flagrante contra la música de la época, por mucho que la banda sonora incluya piezas de Rameau. Claro que si los autores de la banda sonora fueron Jean Baptiste Dunckel y Nicolas Godin – integrantes del dúo electrónico francés “Air” -, es más comprensible.

Como veis, tal vez en un alarde buscando la originalidad, algunos compositores no midieron la proporcionalidad de su creatividad, cebándose sobre todo con el medievo.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin