Bernard Herrmann: Más que un compositor psicológico

Tiempo de lectura: 2 minutos

Su nombre siempre irá ligado al de Alfred Hitchcock. Creador del chirriante sonido de “Psicosis”, de la hipnótica melodía de “Vértigo”, de la trepidante banda sonora de “Con la muerte en los talones”, o de infundirnos esa inquietud en “Los pájaros”… Incluso realizó un cameo en “El hombre que sabía demasiado”, dirigiendo la orquesta y coros que interpretan una cantata dentro de esta película.

Sin embargo, Bernard Herrmann no sólo trabajó con el “mago del suspense”. Lo hizo con muchos cineastas y su obra abarca más allá del género de intriga. Os muestro cinco ejemplos, ordenados por cronología, aunque habría más.

El cabo del terror (1962)

El tema principal genera una atmósfera que encajaría para Hitchcock. Pero en esta ocasión el director fue J. Lee Thompson. Martin Scorsese volvió a utilizarlo cuando rodó su remake “El cabo del miedo”. Era perfecto para describir al temible Max Caddy.

Jasón y los argonautas (1963)

Herrmann puso música a varios títulos de aventuras mitológicas o de serie B, que contaban con los efectos artesanales de Ray Harryhausen. Uno de ellos fue éste, cuyo preludio es casi una rareza que he adaptado también para mi repertorio.

Nervios rotos (1968)

Una película de terror muy desconocida, al igual que su banda sonora, hasta que Quentin Tarantino recuperó su melodía más destacada para “Kill Bill”. Seguro que ahora sí os suena.

La batalla del río Neretva (1969)

Una rara coproducción bélica yugoslava juntó a actores autóctonos con estadounidenses, alemanes e italianos, al igual que sucedió con los diversos ejércitos que se enfrentaron en esta contienda. Al frente de ellos, Yul Brynner. Nominada al Óscar a la mejor película de habla no inglesa, quizá también Herrmann aportara su granito de arena.

Taxi driver (1976)

No es de extrañar que Scorsese respetara tanto a Herrmann. Su colaboración con él en una de sus primeras obras maestras no pudo definir mejor la melancolía y soledad de Travis Bickle, mediante ese saxo solista.

Añadid a esta pequeña lista, además, otros títulos clásicos tan famosos como “Ciudadano Kane”, “Ultimátum a la Tierra”, “Las nieves del Kilimanjaro”, “Sinuhé el egipcio”, o la sintonía de la serie de culto “La dimensión desconocida” (“The Twilight Zone”). Ahora pensad en sus nueve bandas sonoras para películas de Hitchcock (incluyendo también la de sus historias televisivas). Sólo así podréis cuantificar la trayectoria de este gran músico. Y aún os quedaríais cortos.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin