Compositores que no nacieron, sino que se hicieron

Tiempo de lectura: 3 minutos

Como explico durante el espectáculo, algunos autores de bandas sonoras no siempre se dedicaron a la música de cine. Varios realizaron incursiones puntuales en otros estilos (como la célebre anécdota de Hans Zimmer acompañando como teclista a Mecano). Sin embargo, otros tienen unos inicios muy curiosos que ninguna relación guardan con nuestro género favorito. He aquí unos cuantos nombres:

Bernardo Bonezzi

Una «rara avis» auténtica, pues comenzó como líder de «Los Zombies» durante la época de la «movida» madrileña. Fallecido hace unos años siendo aún joven, colaboró con directores de la talla de Pedro Almodóvar, Manuel Gómez Pereira o Enrique Urbizu, entre otros. En mi repertorio incluyo un arreglo sobre su tema principal para “Todos los hombres sois iguales”, dirigida por el segundo.

Os invito a revisar uno de sus primeros éxitos como cantante de aquel grupo de pop: «Groenlandia», en un directo extraído de la hemeroteca de TVE.

Pino Donaggio

No confundir con su compatriota y tocayo, el también ochentero Pino D’ Angio. Donaggio, un cantautor italiano que estudió violín, concursó en el famoso Festival de San Remo con un tema romántico muy famoso a nivel internacional: “Io che non vivo senza te”. Después, se pasó a la música de cine, trabajando con directores como Dario Argento o Brian de Palma y especializándose en los géneros de terror y suspense. Una muestra de esa faceta es “Carrie” (también en el repertorio de “Cinemasque”, podéis consultarlo al completo aquí)

Aquí tenéis la canción que lo lanzó, por si no la identificáis:

George Martin

Este pianista, oboísta y director de orquesta se dedicó más al mundo del rock y a ejercer como arreglista y productor discográfico. No en vano, se le conoce como “el quinto Beatle” por haber participado en gran parte de los álbumes de los cuatro de Liverpool.

Martin también probó suerte en las bandas sonoras de las películas de James Bond. Primero, produciendo la famosa canción de “Goldfinger”. Después, creando la música de «Vive y deja morir», con ese auténtico temazo homónimo a cargo de su amigo Paul McCartney.

Giorgio Moroder

Mucho le deben otros compositores a este italiano que triunfó en la música disco antes de ser conocido por bandas sonoras como las de “El expreso de medianoche”, “El precio del poder” o “Flashdance” (cuyo tema de amor, muy rompedor, también fue utilizado por Gustavo Santaolalla en una de las historias de “Relatos salvajes” y por un servidor). Entre sus “discípulos” estaría Harold Faltermeyer (“Superdetective en Hollywood”).

Uno de sus exitazos, popularizado por Donna Summer, fue este “I feel love” que seguro habéis escuchado:

Vangelis

Mención especial merece Evangelos Odysseas Papathanassiou, del cual tengo además un espectáculo (“Vangelissimo”). Un músico autodidacta y versátil, pues es uno de los pioneros de la música electrónica y conceptual. Sin embargo, comenzó tocando en un grupo de pop llamado “Aphrodite’s child” junto a otro famoso primo suyo: Demis Roussos. Luego colaboró con el conjunto británico “Yes” y en especial con su cantante, Jon Anderson. Hasta que, tras editar unos cuantos álbumes de su estilo propio, realiza su primera banda sonora en 1981: “Carros de fuego” (también en mi repertorio), a las que seguirían unas cuantas, tanto para documentales como para películas de ficción.

Aquí podéis leer la crítica que escribí sobre una de ellas: La que compuso para “1492, la conquista del paraíso” (de la cual he arreglado una suite).

Y en este vídeo, escuchar uno de los mayores éxitos de su primer conjunto:

Hasta aquí, quizá cinco de los más destacados en el asunto que nos ocupa. La labor cinematográfica de estos siguientes ha sido más reducida. Aun así, los cito a continuación:

  • Burt Bacharach: Arreglista y compositor para numerosos artistas. Sus canciones han sonado en muchas películas, aunque las dos más recordadas sean “Raindrops keep falling on my head” – interpretada por J. Thomas y por quien escribe, para la banda sonora de “Dos hombres y un destino” – y “Best that you can do” (Christopher Cross, para “Arthur, el soltero de oro”). Ambas consiguieron el Oscar.
  • Don Costa: Descubridor de Paul Anka y también arreglista, pero casi en exclusiva para Frank Sinatra. Compuso alguna banda sonora de renombre, como la de “Brigada homicida”, con Henry Fonda y Richard Widmark como protagonistas.
  • Isaac Hayes: Uno de los máximos exponentes de la música afroamericana, fue el primer compositor de raza negra en obtener el Oscar a la mejor canción por la película que inauguró el género de la “blaxplotation”: “Shaft”.
  • Mark Knopfler: El guitarrista, cantante y líder de Dire Straits también ejerció como compositor para la banda sonora de “Un tipo genial” (“Going home”, su tema más relevante, fue después un emblema del grupo).
  • Jean Michel Jarre: Si antes mencionaba a Vangelis, Jarre es otro nombre indiscutible de la música electrónica (al que también homenajeo). No compuso tantas bandas sonoras como su padre – Maurice Jarre -, pero nos dejó una muy peculiar para el policíaco francés “Las granjas ardientes”.
  • Mike Oldfield: Su introducción del “Tubular bells” ha sido utilizado hasta la saciedad, así como otros temas suyos. Pero, además, fue el compositor de la banda sonora de la impactante crónica periodística en Camboya que se narraba en “Los gritos del silencio”.

 

Y eso que no he hablado de unos cuantos directores que también componían para sus propias películas. Lo dejo para otro artículo por no extenderme más.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin