Danny Elfman: Un gótico en la corte del rey Burton

Tiempo de lectura: 3 minutos

Como ya sabéis, el nombre de muchos compositores va ligado al de un cineasta. En este caso, Tim Burton. Más de quince colaboraciones juntos, si contamos “Pesadilla antes de Navidad” – dirigida por Henry Selick pero con guión de Burton – y preparando la segunda parte de “Beetlejuice” (Bitelchús).

De esta fructífera relación profesional podríamos destacar temas tan insignes como el principal de “Batman”, la danza de hielo de “Eduardo Manostijeras” (en parte arreglada por un servidor), el sonido de los platillos volantes de “Mars attacks”, la tenebrosa melodía para órgano de “Sleepy Hollow”… Unas armonías que tienen en común un efecto mágico para el oído, aunque a veces su música suene a oscura dentro de ese universo propio de Tim Burton.

Hits fuera del mundo burtoniano

Danny Elfman también es el responsable de otras bandas sonoras de películas rodadas por otros directores. En este vídeo podéis ver alguna de sus mejores piezas, si bien las de Burton ocupan un lugar preferente.

Además de la sintonía de cabecera de una serie famosa en todo el planeta, con un montón de temporadas y millones de seguidores que la tararearían sin dudar. Sin embargo, muchos de ellos ni saben que es el autor de la música de Los Simpson.

De DC Cómics a Marvel

2002 fue un momento clave para Elfman. Además de compaginar su trabajo con Burton o componer para secuelas, ese año estrenó la trilogía de Sam Raimi sobre Spiderman. El primer superhéroe de Marvel adaptado en Hollywood, tras los ya lejanos éxitos de Superman y Batman para DC Cómics. Hoy en día parece un dato poco importante con todas las películas de Los Vengadores y los spin-off que desarrollan a cada uno de los protagonistas.

Sin embargo, a muchos nos cautivó su melodía. Rítmica y poderosa, imitaba la picadura de una araña acompañando esa presentación visual tan novedosa en forma de viñetas y que nos retrotraía a los tiempos en que las leíamos… Casi tanto como el original y apasionado beso de Tobey Maguire con Kirsten Dunst.

De hecho, su tema principal es tan recordado como el de Batman.

Sin rumbo

Entre 2006 y 2010 Danny Elfman – ante la sequía cinematográfica de Burton – “pierde” sus señas de identidad al convertirse en un músico contratado para géneros de todo tipo y películas un tanto irregulares: Infantiles, de acción, dramáticas, de ciencia ficción, fantástico, terror… No obstante, durante este periodo caben destacar títulos como “Mi nombre es Harley Milk” o “Los próximos tres días”. Por suerte, ese año Tim Burton regresa a la gran pantalla con “Alicia en el país de las maravillas” y vuelve a contar con su compositor fetiche.

Jugando sobre seguro

Aunque Danny Elfman ha seguido trabajando en esos diversos géneros – con mayor o menor fortuna -, parece haber aprendido que la competencia es cada vez más dura. Por ello, desde ese 2010 en adelante sus obras se han concentrado en:

  • Sus colaboraciones con Tim Burton“Sombras tenebrosas”, “Big eyes”, “Dumbo”… Incluso “Alicia a través del espejo”, aunque no esté dirigida por él. También para otros estrenos de  corte fantástico, ya que se mueve en el género como pez en el agua.
  • Secuelas de éxitos anteriores – Como las de “Men in black”
  • Superhéroes – Si bien Alan Silvestri ha copado el mercado con la saga de “Los vengadores”, Danny firmó la partitura para “La era de Ultrón”. También es responsable de la música de “La Liga de la Justicia”.
  • Adaptaciones de bestsellers: “La chica del tren” o la trilogía de las 50 sombras de Grey son buenos ejemplos.
  • Una nueva relación profesional con un director revelación: David O’ Russell: Elfman ha compuesto para sus dos películas más prestigiosas hasta la fecha (“El lado bueno de las cosas” y “La gran estafa americana”).

No obstante, también se ha vuelto muy práctico. Gran parte de sus últimas bandas sonoras incluyen otros temas y canciones que él recopila e inserta. Incluso se encargó de toda la parte musical para la adaptación al cine de “Chicago”, tomando las creaciones previas de John Kander para el original de Broadway.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin