«Joker»: ¿Fue antes la risa o la locura?

Tiempo de lectura: 2 minutos

Todo el mundo habla de la película homónima de Todd Phillips. De hecho, Joaquin Phoenix ya suena como ganador del Oscar al mejor actor en la próxima edición. No sería de extrañar. El enemigo más famoso de Batman trajo suerte en forma de premios a quienes lo interpretaron en el pasado: Jack Nicholson y Heath Ledger, este último póstumo tras su muerte.

El Joker también ha sido tratado de forma diferente en las bandas sonoras de las tres películas en las que ha aparecido como protagonista. Veámoslo.

Danny Elfman: El payaso del terror (1989)

No podía ser otro con Tim Burton dirigiendo la película. Conociendo el estilo de su inseparable colaborador, todos esperábamos un tema gótico de Danny Elfman. No nos defraudó con el principal, el famoso que suena en los títulos de inicio de “Batman”. Pero sorprendió con el del Joker, aquí un Jack – Napier – Nicholson renacido como loco tras sobrevivir a una caída dentro de un tanque de ácido. Una música ni sombría ni inestable, sino circense, alegre y dinámica. Eso, si no se movía al ritmo de Prince mientras aplicaba su concepto de la estética en el Museo de Gotham.

Sirva como muestra este “Waltz to Death”

 

Hans Zimmer: El psicópata sin empatía (2008)

El Joker no fue el primer villano de su trilogía para Christopher Nolan. Apareció en la segunda entrega, después de que el director profundizara en los orígenes de Batman catorce años después de Burton. Sin embargo, en “El caballero oscuro” no conocemos la identidad del Joker. Basta con que nos infunda miedo como un psicópata al que le encantan los cuchillos. Por ello Hans Zimmer le dedica un tema chirriante, desasosegante y con sonidos contundentes. Lo que le importa es reflejar la mente desequilibrada del jefe de una banda de atracadores que aspira a ser un criminal único.

 

Hildur Guònadóttir: El hombre que enloqueció por culpa de la sociedad (2019)

Esta islandesa de nombre casi impronunciable sigue la línea de Zimmer componiendo una banda sonora llena de dureza que deja patente la depresión que sufre Arthur Fleck. Por ejemplo, mediante un violoncello que toca largas notas disonantes. Pero Hildur no olvida la esencia de esta última película. El Joker no es malvado, sino un pobre hombre que se trastorna debido a sus circunstancias personales. Por ello también complementa su enfermedad mental con esa otra cara amable: La del que intenta hacer reír en su profesión de comediante. Para mostrarla se vale de unos cuantos temas relacionados con este oficio, que constituyen la mitad del disco. Canciones que trasmiten vitalidad y que en su día hicieron famosas Charles Chaplin, Fred Astaire, Frank Sinatra, Bee Gees…

La de Chaplin no podía faltar, tratándose de payasos. Quizá la hayáis adivinado ya. Sí, “Smile”, que también canto en mi repertorio con la adaptación que John Barry hizo para el biopic del cómico británico. Aquí la interpreta Jimmy Durante. Su letra no puede ser más apropiada para describir al Joker. Ríe como un payaso cuando tras su sonrisa se oculta una tristeza que lo destroza por dentro.

Como veis, este personaje crucial para la existencia de Batman tiene muchos matices. Tantos, que incluso en la música merece un enfoque personalizado según la visión de cada compositor.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin