“El Mandaloriano”: La redención galáctica de Disney

Tiempo de lectura: 3 minutos

Esta serie ha sido un auténtico bombazo. Sus excelentes críticas han provocado que bastante gente en España no haya podido esperar al estreno oficial (marzo 2020). De hecho, los fans de “Star Wars” la apoyan mucho más que a la última trilogía de J. J. Abrams. Todas estas producciones son de la factoría Disney – compró los derechos de Lucasfilm -, pero hay una diferencia entre ellas: Mientras que los Episodios VII-IX se sustentan en los efectos especiales, adoleciendo en ocasiones de un guión más elaborado, “El Mandaloriano” posee ambas cualidades.

Un western futurista

La serie, además, va más allá del género. Estamos ante el western que muchos afirman que hoy filmaría Sergio Leone. Un cazarrecompensas perteneciente a uno de los pueblos de la galaxia recibe el encargo de capturar con vida un “activo muy valioso”. Tanto lo será, que nuestro protagonista se verá inmerso en numerosos peligros a causa de su rehén y habrá de deambular por unos cuantos parajes inhóspitos. Los caballos son sustituidos por vehículos espaciales, pero el paralelismo es evidente, añadiendo personajes del universo de la saga.

El héroe oculto

Este improvisado protector no puede quitarse el casco por razones de seguridad que se revelan durante la trama. Es uno de los aspectos difíciles de no spoilear. Sin embargo, aún lo es más a estas alturas preservar la identidad de ese activo, pues ha eclipsado al propio protagonista. Su impacto mediático ha sido tal, que está siendo la estrella del merchandising. Es casi imposible que aún no lo hayáis visto anunciado, pero por si acaso he evitado publicar cualquier imagen suya. Eso sí, cuando lo descubráis os cautivará. Un aliciente más para engancharse a la serie.

Tenía que diferenciarse

Está claro que la intención de los creadores de “El Mandaloriano” – entre ellos Jon Favreau, director de “Iron Man” – era mantener la esencia de las películas pero con una línea argumental independiente. Por ello la música también debía cumplir la complicada misión de separarse de las partituras de John Williams. Él era el compositor de la banda sonora de la historia oficial. Pero no de las “apócrifas”. De hecho, Michael Giacchino y John Powell habían tomado el relevo de Williams para los spin off de “Rogue One” y “Han Solo”. ¿Cuál sería mejor?

Ninguno de los dos  

También en esto “El Mandaloriano” pretende ser distinto. El elegido ha sido un joven músico de trayectoria creciente llamado Ludwig Göransson. Confieso que cuando me enteré de que él había compuesto la banda sonora de la serie, tuve mis reticencias. Pese a haber ganado el Óscar por la de “Black Panther”, no me convenció demasiado cuando la escuché.

Sin embargo, el tema principal de “El Mandaloriano” es efectivo y pegadizo, aunque tome referencias de otros. Un comienzo misterioso y exótico que describe la personalidad del protagonista da paso a la melodía principal, para alcanzar su esplendor de un modo épico y retornar al inicio. También resultan interesantes algunas propuestas de Göransson como los graves del piano, esa flauta que repite tan sólo dos notas a partir del minuto 2:35, la interacción de los diversos instrumentos y los cambios rítmicos.

No obstante, existen claras influencias del estilo de Basil Poledouris (“Conan”, “Robocop”), así como en el minuto 1:10 un leitmotiv que suena a los jinetes de Rohan para la segunda parte de “El Señor de los Anillos”, con inspiración de Howard Shore. Si no, comparad con este fragmento y comprobaréis que las primeras notas son idénticas como para otorgar una duda razonable.

Las spin off anteriores tenían una relación directa con alguna de las entregas cinematográficas o sus personajes. La serie parece que no, pues se sitúa entre la caída del Imperio y la aparición de la Primera Orden, ocupando el vacío temporal entre los Episodios VI y VII. Aunque no sabemos si ese personaje clave que está triunfando no establecerá algún vínculo que enlace con el resto de la saga. Habrá que esperar para averiguarlo.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin