Ennio Morricone: El ídolo que trasciende a otros géneros de la música.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Ennio Morricone es uno de los maestros. Nadie lo discute. Sus bandas sonoras son innumerables. Muchas de ellas están tan integradas en nuestro acervo musical cinematográfico, que pocos serían incapaces de tararear alguno de sus fragmentos. Sobre todo si les dijéramos el título de la película. Porque… ¿quién no ha escuchado la melodía silbada de “La muerte tenía un precio”? ¿O ese oboe tocado por el Padre Gabriel en “La Misión”? ¿O el tema de amor de “Cinema Paradiso”? (cuyo autor real es Andrea, hijo de Ennio).

Pero además, hay artistas ajenos a las bandas sonoras que también versionan en sus conciertos a Morricone. A continuación veremos tres ejemplos:

Metallica

Sea para finalizar sus conciertos o para automotivarse en los mismos, esta mítica y veterana banda de rock ha convertido “The Ecstasy of Gold” – de “El bueno, el feo y el malo” en un auténtico himno. Lo saben bien su legión de seguidores. Les falta la soprano que en la banda sonora original alcanza esos difíciles agudos, pero aun así el resultado funciona.

Muse

El grupo del pianista Matt Bellamy acompaña siempre su tema “Knights of Cydonia” con esa armónica tan presente en la banda sonora de “Hasta que llegó su hora”. Parece que a los rockeros les gusta el western.

Por cierto, Bellamy tan pronto toca una pieza moderna, como un estudio de Fredéric Chopin. Merece la pena escuchar su virtuosismo.

Pet Shop Boys

Quizá el caso más extraño. Este dúo británico de pop electrónico ni siquiera interpreta un extracto de una banda sonora del gran Ennio. Neil Tennant y Chris Lowe adaptaron a su propio estilo una partitura que Morricone desechó en su día. Dicho documento llegó a sus manos, y aprovecharon esta circunstancia para componer su tema “It couldn’t happen here”. En él pueden apreciarse algunas características inconfundibles del italiano, aunque se haya transformado en una canción pop. La verdad es que la fusión de ambos es, cuando menos, curiosa.

Hasta aquí tres ejemplos. Probablemente haya más, y seguramente los habrá en un futuro. Porque la buena música siempre inspira.

 

 

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin