John Williams: No sólo vive de Steven Spielberg y George Lucas

Tiempo de lectura: 2 minutos

De un modo similar al que hice con Bernard Herrmann (puedes leer el artículo aquí), hoy te presento al John Williams que trabajó con otros directores. Aunque también lo ha hecho después, creo más interesante mostrar varios ejemplos de la década de los 70, antes de que fuera conocido por sus colaboraciones casi en exclusiva con los dos Reyes Midas de Hollywood.

Veamos cinco películas de esa trayectoria previa con cineastas de renombre, también ordenados por cronología.

El coloso en llamas – John Guillermin (1974)

El género “de catástrofes” triunfó en estos años. Williams participó también en varias muestras del mismo. Una de sus partituras más dinámicas fue para este clásico inolvidable protagonizado por Paul Newman y Steve McQueen. Al escuchar el tema principal, notarás ya su característico estilo.

Licencia para matar – Clint Eastwood (1975)

La película llamó mi atención por ver a Eastwood convertido en un espía escalador inspirado por James Bond (el título lo dice todo). Cuando empecé a visionarla y escuché el tema inicial, pensé que el compositor sería Michel Legrand o Henry Mancini. Pero… ¡era John Williams! Tanto me sorprendió, que decidí difundirlo arreglándolo para mi repertorio.

La trama – Alfred Hitchcock (1976)

El “mago del suspense” contó para su última película con John Williams. La intriga combinaba algo de humor, por lo que la melodía tiene un aire más burlón en sus títulos de crédito. Basta un minuto de escucha para comprobarlo.

La furia – Brian de Palma (1978)

Un intento irregular del director por repetir el éxito de “Carrie” (también en mi repertorio), con un planteamiento basado también en la telequinesis y con Kirk Douglas como maduro protagonista. Sin embargo, John Williams nos brindó un oscuro tema principal digno del reverso tenebroso de “Star Wars”.

Drácula – John Badham (1979)

Aquí lo anticipé al citar las versiones cinematográficas sobre el Conde vampiro. Pero lo que no detallé fue que Williams compuso para él un lóbrego leitmotiv, utilizando intervalos menores y disminuidos en la melodía. Es decir, notas algo antinaturales. Si a esto unimos la omnipresente majestuosidad, tenemos una excelente banda sonora que no debería quedar en el olvido.

La primera colaboración de John Williams con Steven Spielberg data del mismo año de “El coloso en llamas”. ¿”Tiburón”? No. “Loca evasión”. Pero es que su carrera como compositor se remonta a producciones televisivas de finales de los 50. Por no mencionar sus aportaciones pianísticas y orquestales en “Con faldas y a lo loco” o “El apartamento” de Billy Wilder, su sintonía para los noticiarios de la cadena NBC, sus marchas y fanfarrias olímpicas y su enorme producción de música clásica. Aún hoy a veces sigue aportando su granito de arena para directores actuales, ampliando su campo de trabajo.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin