John Williams y la trilogía clásica de “Star Wars”

Tiempo de lectura: 4 minutos

Los numerosos seguidores de la saga galáctica creada por George Lucas consideran en su mayoría que las mejores películas de la misma son los Episodios IV – VI. En cuanto a la música compuesta por John Williams, su opinión no difiere mucho.

Quien escribe este artículo comparte también esa visión. Aunque, del resto de entregas hasta la penúltima estrenada, podríamos seleccionar además para escuchar las siguientes piezas:

  • Episodio I – La amenaza fantasma: Annakin’s Theme / Duel of Fates.
  • Episodio II – El ataque de los clones: Across the stars
  • Episodio III – La venganza de los Sith: Annakin vs Obi Wan
  • Episodio VII – El despertar de la Fuerza: The Jedi Steps and Finale

Pero, al hilo del título de este post, profundizaré en la denominada “trilogía clásica”:

Episodio IV: Una nueva esperanza (1977)

No le hace falta carta de presentación. Incluso los no aficionados a Star Wars han escuchado en alguna ocasión el tema principal. Éste sonó por primera vez en el estreno del Episodio IV: “Una nueva esperanza”. Toda una genialidad para orquesta sinfónica, aunque no exenta de polémica. Hay quien afirma que John Williams plagió a Erich Wolfgang Korngold, utilizando notas de su banda sonora para “Kings Row” (“Abismos de pasión”). Sus mayores detractores aún van más allá y sostienen que Williams ha copiado además a otros grandes músicos universales.

Como el objetivo de este artículo no es generar un debate, apunto el dato como una mera anécdota. Si sientes curiosidad por comparar ambas piezas, puedes encontrar en internet varios vídeos sobre el asunto. Pero conviene matizar que plagiar no es lo mismo que inspirarse en una determinada obra y, a partir de allí, desarrollar otra nueva.

Hecho este inciso, regreso a la música de “Una nueva esperanza”. Habría mucho donde elegir aparte del tema principal: El dulce leitmotiv para flauta de la Princesa Leia, la banda de la cantina en Mos Eisley, la melodía casi inaudible que describe a los Jawas, el tema de la Fuerza, el final enlazado con la escena en el Salón del Trono…

O este “Here they come”, quizá no tan interpretado, pero que es un complemento perfecto para Luke Skywalker y Han Solo disparando a los cazas imperiales que tratan de alcanzar el Halcón Milenario. Un tema dinámico, enérgico, lleno de acción, y en el que juega un papel estelar la sección de viento metal.

Episodio V: El Imperio contraataca (1981)

Sin duda, la más completa de las películas de la “trilogía clásica”. En ella descubrimos al verdadero protagonista en torno al que gira toda la línea argumental: Darth Vader. De hecho, en “El Imperio contraataca” este personaje aparece mucho más tiempo en pantalla. Incluso la fotografía tiene un color tono frío y oscuro, como el reverso tenebroso. Por tanto, la banda sonora debía ser también solemne y sombría. La famosa “Marcha Imperial” es un buen ejemplo.

No obstante, adquieren una similar relevancia musical otros temas como el de Yoda, el de amor entre Han Solo y la Princesa Leia, o el de la escena dentro del campo de asteroides. Aunque el mejor de todos sea en mi opinión éste, pues compendia los anteriores: Los títulos de crédito de la película, que inserta parte del tema principal de “Star Wars” (y en esta ocasión, también del de la Fuerza, que es con el que comienza).

Aprovecho su mención para recordar la importante función de la banda sonora en unos títulos de crédito. No son minutos musicales que se agregan para amenizar al espectador la vasta información sobre el equipo de la película. Sin embargo, muchas personas siguen levantándose de sus butacas en las salas de cine antes de hora. En cuanto empiezan a ver letras acompañadas de una música. Quizá ignoran que, para ese momento, el compositor ha reservado una selección de la banda sonora. Así que, quien se marcha, se la pierde. Y muchas veces esa pieza es la mejor de todas. A mi juicio es lo que ocurría con este “Rebel Theme” del Episodio V.

Episodio VI: El retorno del Jedi (1983)

A los fans les había encantado la madurez cinematográfica de “El Imperio contraataca”. Cuando George Lucas anunció por entonces una tercera y última entrega todos esperaban que fuera la más adulta. Por eso muchos de ellos quedaron algo decepcionados con la presencia – infantil, según su opinión – de los ewoks. Sí, esa especie de ositos de baja estatura que incluso tuvieron su propia serie de dibujos animados.

Sin embargo, podemos citar algunas escenas inolvidables en “El retorno del Jedi”: La batalla en el bosque de Endor, la persecución arbórea de los soldados imperiales con sus motos galácticas, o el enfrentamiento final contra el Emperador. Además tenemos los sensacionales primeros veinte minutos, llenos de acción y espectacularidad con esa incursión contra el pérfido Jabba el Hutt (a quien John Williams reserva la tuba para representarlo, al ser el instrumento de la orquesta con los sonidos más graves).

No obstante, el Episodio VI aún nos deparó otra sorpresa: El vínculo entre Luke y Leia. Tal momento revelador merecía su propio tema, bello y delicado.

Así pues, la banda sonora de la “trilogía clásica” está tan ligada a las películas, que es imposible separarla. Cada pieza nos conduce a los recuerdos de sus escenas y frases memorables. A la forma en que vivimos aquella experiencia hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin