“Juego de Tronos”: 7 Reinos para 4 Casas… o más

Tiempo de lectura: 2 minutos

Confieso que tardé a quedar atrapado por esta serie, basada en la saga “Canción de hielo y fuego” de George R. R. Martin. Quizá a partir del cuarto episodio, porque son muchos los personajes que aparecen. Pero la música también ayuda a definirlos. De hecho, el compositor Ramin Djawadi creó un leitmotiv para cada una de sus familias, además del famoso tema principal. Por ello la banda sonora de “Juego de Tronos” no se limita a acompañar las secuencias de sus capítulos. La música se va construyendo, al igual que el montaje de las piezas iniciales de su cabecera, por más escenarios.

Principales aspirantes al Trono de Hierro

Cuatro Casas nobles serían las protagonistas de las luchas dinásticas por alcanzar este símbolo de poder, ya que son las vinculadas a él por diversas circunstancias:

  • Casa Baratheon: Al comenzar la serie el Trono está ocupado por su Rey, Robert.
  • Casa Lannister: A ella pertenece Cersei, la esposa de Robert. Es decir, la Reina consorte.
  • Casa Stark: Eddard (Ned), señor de la gélida región de Invernalia, es la actual Mano del Rey. Lo que podríamos entender como su valido y máximo Consejero.
  • Casa Targaryen: Robert Baratheon sucedió al anterior monarca de esta Casa, Aerys, quien fue asesinado por el hermano de Cersei – Jamie Lannister – para deshacerse del “Rey loco”, cuyos dragones habían provocado una gran devastación siguiendo sus órdenes.

Lo lógico sería pensar que el tema principal de “Juego de Tronos” fuera una síntesis de los de estas cuatro familias, ¿verdad? Pues no. Ninguno de ellos suena en él. Pero Djawadi los utiliza tanto, que terminan siendo reconocibles para el espectador habitual. Si lo has sido, escucha el de las dos primeras y podrás comprobarlo:

El segundo, además, dio lugar a la versión de una de las canciones más famosas de la serie: “The rains of Castamere”.

Secundarios, pero esenciales

Ocho temporadas podrían ser incluso tediosas si se centraran siempre en las Casas anteriores, inspirándose en la Guerra de las Dos Rosas inglesa entre los Lancaster y los York. Pero estamos ante un auténtico “culebrón” medieval debido a su complejidad. Cada noble tiene unos hijos que desarrollan tramas paralelas, junto con otras propias de fantasía, religión, espada y brujería a partir de mitos celtas y escandinavos. Además, otros clanes secundarios van adquiriendo peso en esas historias que se entrecruzan. Unos, por estrechar lazos matrimoniales o alianzas. Otros, porque también reclaman sus derechos sucesorios.

Los temas de estas familias suelen resaltar las características de las mismas: La fortaleza de supervivencia de los Greyjoy, la influencia determinante de los Tyrell o de los Arryn (cuyo tema entronca con el de los Stark), el exotismo de los Martel, la crueldad de los Bolton, la perfidia de los Baelish (bueno, de Lord Peter, alias “Meñique”)…

Este último también está muy presente en la serie, con un aire misterioso que describe las artimañas y engaños de los que se vale para conseguir sus fines. Seguro que te suena si la seguiste:

Hasta doce leitmotiv nobiliarios podemos encontrar en la música de “Juego de Tronos”, que funcionan tan bien como sus respectivos lemas. Merece la pena que profundicéis en ellos, pues por sí solos constituirían otra banda sonora adicional.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin