“Los miserables”: La renovación de un clásico

Tiempo de lectura: 3 minutos

Componer para la adaptación de una extensa novela siempre es difícil.  Mucho más si ese libro se ha convertido a su vez en un exitoso musical. Y cuando el autor se desmarca de esa partitura que tanta gente puede conocer, un auténtico reto.

Hace poco, al revisar su versión de 1998, comprobé que esto ocurría con “Los miserables”, de Victor Hugo. Dirigida por el danés Bille August, no sólo estaba a la altura de los precedentes, sino que su música era distinta a la de la de Claude-Michel Schönberg. Pero averiguar a quién pertenecía es lo que me lleva a escribir este artículo.

Perplejidad absoluta

Ignoro cómo son las anteriores películas sobre esta obra cumbre de la literatura francesa. No obstante, que la banda sonora que nos ocupa fuera creada por Basil Poledouris – responsable de las ochenteras “Conan el bárbaro” y “Robocop” – me sorprendió mucho. Incluso me atrevería a afirmar que es la más completa que tiene y una joya por reivindicar. Pues, aunque luego he descubierto que Poledouris ya tocó el género romántico en títulos como “El lago azul”, sin duda su partitura para “Los miserables” supone un cambio de registro total respecto al cine de acción.

Las cuatro suites

Ésta es la forma musical que Poledouris elige para estructurar la banda sonora. Sin embargo, también cuatro temas definen a los personajes principales. Sería raro que con tantas adaptaciones no sepáis aún quiénes son, pero por si acaso haré un recordatorio:

Jean Valjean (Liam Neeson): Condenado a trabajos forzados en el pasado por haber robado una barra de pan para poder comer, se redime tal y como prometió a un obispo que lo volvió a salvar de la justicia. De hecho, se convierte en un hombre nuevo, emprendedor y bondadoso que ayuda a los demás.

El leitmotiv que Poledouris dedica al protagonista es dinámico como el carácter de este reinsertado en la sociedad. Si bien su crescendo parece que va a tender a la alegría, nunca la alcanza del todo por culpa de:

Javert (Geoffrey Rush): Inspector de policía que reconoce a Valjean como uno de los presos que vigilaba y al que, desde entonces, sigue la pista. Implacable y estricto con la ley, no atiende a razones éticas o morales a la hora de aplicarla ni valora que un delincuente pueda cambiar. Sus apariciones están acompañadas de un aire amenazante, marcial y obsesivo con fondo de tambor.

Fantine (Uma Thurman): Madre soltera y empleada en uno de los negocios del Valjean renacido, trabaja en lo que sea para conseguir dinero que le permita costear la manutención exigida por el matrimonio Thenardier para su hija Cosette (Claire Danes, en su etapa adulta). Es despedida al descubrirse su situación, sin que Jean conozca la causa. Al enterarse, cuida de ella y le promete hacerse cargo de la niña.

Poledouris reserva tanto para ella como para Cosette unas pocas notas que conforman un fraseo musical muy reconocible. Las interpretan instrumentos de sonoridad tan suave como el clarinete o el oboe, como símbolo de la inocencia y juventud.

Marius (Hans Matheson): Estudiante revolucionario que se enamora de Cosette. Sus arengas son consideradas peligrosas contra la autoridad. Por ello es observado con recelo por Javert, lo que pone en alerta a Valjean.

El tema que suena en sus escenas es más enérgico y épico.

 

Esta estupenda versión de “Los miserables” no sólo explica la conversión de un hombre, sino de dos: Jean Valjean y Basil Poledouris. En cuanto a su música, os aseguro que es muy pegadiza y que se graba en la mente tras unas cuantas escuchas, tanto como los recuerdos de Javert sobre aquel preso que acabará también por condenarle a él a una dura penitencia.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin