Michael Nyman y “El piano”: O cómo descubrí el minimalismo

Tiempo de lectura: 3 minutos

Michael Nyman es uno de esos compositores que he ido conociendo a lo largo de los años. No había oído hablar de él, ni visto la película. Pero su banda sonora para “El piano” fue tan exitosa, que cuando compré el CD de “Titanic” aún era un disco superventas en las tiendas y centros comerciales. Así que caí en la tentación de adquirirla también y quedé fascinado al escucharla.

Poco a poco me enteré de que este pianista y musicólogo británico era el colaborador habitual de Peter Greenaway, e incluso decidí incluir en el repertorio el tema más famoso que creó para “Gattaca”.

Como éste ya lo conocéis por los conciertos, antes de abordar la banda sonora de “El piano”, os invito a disfrutar de otro que descubrí no hace mucho en el “Perpetuum Mobile” de mi amigo Jaume García: “Time lapse”, el cual aparece en “Zoo”:

Es muy representativo de la corriente minimalista – de la que Nyman es uno de sus mayores exponentes –, la cual suele ser acusada de repetitividad. Sin embargo, él suele partir de una idea simple musical y después la desarrolla agregando instrumentos que a su vez realizan variaciones sobre ese “germen”. En este caso comienza con unas notas sueltas como comienzo. Existen versiones pianísticas, pero el conjunto refuerza mucho más. De hecho, sus obras están pensadas para bandas o cameratas de cuerda y viento. Observad como el dinamismo tarda a llegar, pero de qué manera cuando surge. Llevado hasta una velocidad extrema en la última intervención de la flauta.

Desatada al teclado

Creo que ésta es la mejor definición para la música de “El piano”, dirigida por Jane Campion. La romántica y expresiva melodía combinada con un acompañamiento muy rápido y lleno de “dibujos” forman un maridaje perfecto. Aun ignorando de qué trata la película, ese estilo permite imaginar que la pasión y la sensualidad están muy presentes en el argumento. Así como nos ambienta en el S. XIX.

El tema que más suena es, sin duda, “The heart asks pleasure first”. Su título también indica el éxtasis que siente Ada (Holly Hunter) cuando toca este instrumento. De hecho, el piano se convierte en un personaje más de la película. Volverá a hacerlo en “The sacrifice”, reiterando parte de la pieza.

La importancia de lo global

Pero, aunque sea el timbre dominante de la banda sonora, no faltan esos otros de pequeñas formaciones como ya os he explicado al principio. El tema “The promise” es de nuevo el mismo, pero con esa camerata. Las cuerdas agudas tocan largas notas y las graves marcan el ritmo al piano (casi siempre se mueven a negras). Al finalizar, Nyman agrega a los vientos, pero el instrumento principal ahora queda en segundo plano. Es decir, “juega” muy bien con las diferentes secciones.

En la última pista del disco – “Dreams of a journey” – ya es la pequeña orquesta la que interpreta el famoso tema, dando “eco” al piano.

A lo largo de esta banda sonora Michael Nyman nos ofrece piezas melancólicas, amorosas y tristes; pero también juguetonas y mezclando sonidos tanto británicos como de España (el inicio de “All imperfect things” recuerda mucho a nuestro país). Los australianos descienden sobre todo del Reino Unido, pero la etimología de este territorio colonizado también se refiere a los Austrias. De aquellos tiempos en que en el Imperio nunca se ponía el sol.

Para finalizar, un breve divertimento para saxofones con “Here to there”, también de la película.

 

En definitiva, os recomiendo que perdáis el respeto a este estilo por esa aparente reiteración y os dejéis llevar por una música relajante e ideal para trabajar sin perder la concentración. Nyman sabe lo que hace, os lo aseguro.

Podríamos enumerar muchos más compositores minimalistas que han aportado al cine: Wim Mertens (“El vientre del arquitecto”, también de Peter Greenaway), Yann Tiersen (“Amelie”), Philip Glass (“El ilusionista”), Ludovico Einaudi (“Intocable”), Alexandre Desplat (“La joven de la perla”, “El discurso del rey”, “El gran hotel Budapest”, “La forma del agua”, “Argo” y tantas otras…).

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin