No sólo de tópicos vive el compositor

Tiempo de lectura: 2 minutos

Violín, piano, guitarra… La mayoría de bandas sonoras están pensadas para que estos instrumentos sean los principales (y a menudo reforzados por el viento metal y la percusión). Sin embargo, encontramos algunas excepciones – o al menos en sus temas más destacados – en que otros toman el relevo dentro de ese protagonismo. Veamos unos cuantos ejemplos:

Acordeón

Si Astor Piazzolla hubiera sido músico de cine, seguro que lo habría utilizado en más de una película (o el bandoneón). Pena que no lo fuera, aunque llegó Yann Tiersen para suplir esa carencia y nos regaló el vals de Amelie.

Cítara

Sin duda su intervención más recordada es en “El tercer hombre”, de Anton Karas, como ya os comenté en este artículo tan apropiado ahora que se acercan las Navidades. Podéis volver a leerlo y escucharlo aquí.

Flauta

John Williams la metaforizó en la Princesa Leia para la banda sonora de “Star Wars – Episodio IV: Una nueva esperanza”. De hecho, a lo largo de todas las películas de esta saga su tema le sirve como leitmotiv para cualquier escena en que ella aparece.

No fue el único, como mostró Pino Donaggio en la segunda mitad del tema de “Carrie”. Y es que la flauta es ideal para representar la juventud, la dulzura y la inocencia.

Órgano

Hans Zimmer lo eligió por su grandiosidad acústica para “Interstellar” como un símbolo de Dios o de las poderosas fuerzas del Universo o la naturaleza que nos hacen parecer insignificantes. Y la verdad es que acertó.

Otra aportación curiosa del órgano – por el contexto tan antiguo de la película – la hallamos en el tema principal de “La caída del Imperio Romano” (Dimitri Tiomkin)

Saxofón

Nada mejor que su melancólico pero potente sonido para reflejar esa solitaria conducción nocturna de Travis Bickle por las calles de New York en “Taxi driver”. También os hablé de este tema cuando repasé la figura de Bernard Herrmann aquí.

Trompeta

Da igual que lo interprete una big band o que Bill Conti lo acompañe de coro. Por encima de todo el conjunto instrumental del “Gonna fly now” – a excepción del riff de guitarra – sobresale la trompeta, tan vigorosa como Rocky.

Tuba

De nuevo John Williams y para la misma epopeya galáctica, aunque en esta ocasión para “Star Wars – Episodio VI: El retorno del Jedi” y un villano llamado Jabba El Hutt. No es de extrañar que eligiera un sonido tan grave, teniendo en cuenta la voz del bicharraco.

Violoncello

Uno de sus temas más famosos suena en una película oriental: “Deseando amar”. Compuesto por el japonés – de difícil nombre – Shigeru Umebayashi, seguro que os resulta familiar gracias a la publicidad. No obstante, la banda sonora tiene como coautor también a Michael Galasso.

Mención aparte merecerían los variados timbres que Ennio Morricone usó en muchas de sus composiciones para cine, tal y como os conté en aquella pequeña guía sobre cómo y por qué escuchar al Maestro (pinchad aquí).

Aunque el palmarés en cuanto a instrumentos solistas poco habituales se lo lleva un objeto tan peculiar como una máquina de escribir que da la réplica a la orquesta en la comedia “Lío en los grandes almacenes”. Una idea original de Leroy Anderson.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin